Me caso ¿y ahora qué?

Felicidades!!! has dicho “Si Quiero”, dos de las palabras más importantes en una pareja.

Días después te bajas de la nube maravillosa que envuelve ese momento y empiezas a digerir la noticia y te das cuenta de lo que viene por delante. “Vale, me caso ¿y ahora qué?”; “¿por dónde empiezo?”.

Hoy os respondo a estas preguntas desde mi posición privilegiada de wedding planner en la que me enfrento siempre a estos interrogantes.Yo, como organizadora de bodas, como el propio nombre indica, vivo con la organización muy presente en mi día a día y las listas de tareas son fundamentales para lograr los objetivos marcados y alcanzar la meta con éxito. En vuestro caso esa meta es la boda que siempre habéis soñado por lo que vamos a empezar la lista.

1. Wedding planner ¿sí o no?

Esta debe ser vuestra primera incógnita por disipar. Para contratar estos servicios deberéis encontrar a la persona con la que tengáis una conexión especial y os haga la tarea aún más sencilla y, a partir de ahí, os guiará en vuestro camino. Si no tenéis muy claro en qué os puede ayudar una wedding planner podéis leer mi post anterior (aquí) sobre esta figura profesional todavía desconocida, para muchas personas, y comprender un poco mejor el papel que puede desempeñar en vuestra boda.

En el supuesto de no querer contratar este tipo de servicio deberéis continuar con los siguientes puntos y para ayudaros aquí os dejo una pequeña guía.

2. Presupuesto

Antes de fechas, estaciones, fincas…libres lo primero que necesitáis tener claro es “¿qué presupuesto tenemos?” “¿cuánto podemos o estamos dispuestos a invertir?” y a partir de ahí comenzarán las siguientes decisiones. Abordaré este tema con mayor profundidad en mi próximo post, así que estad atentos, os ayudaré a calcular el presupuesto de vuestra boda. 

3. Boda civil o religiosa

El carácter de la ceremonia de vuestra boda es un punto clave a tener en cuenta ya que no es lo mismo encontrar disponibilidad de fecha para la iglesia que siempre habéis soñado que celebrar una ceremonia civil donde hay un campo de oficiantes de ceremonia más amplio y se puede llevar a cabo en el mismo espacio donde tenga lugar el banquete.

Por tanto, esta decisión va a repercutir directamente sobre el resto de los puntos a tratar.

4. Fecha y lugar de la boda

Que la fecha que os guste y el lugar de la boda logren estar libres…no siempre es tarea fácil por lo que os aconsejo que pongáis en un abalanza qué pesa más, lugar o fecha, no siempre se puede tener todo y ya os adelanto que vais a tener que prescindir de muchas cosas que teníais en mente cuando de organizar una boda se trata. Es cuestión de priorizar y saber qué no cambiaríamos por nada y aquello que, aunque nos hacía ilusión, podemos vivir sin ello.

5. Proveedores principales

No he visto a ninguna pareja renunciar al reportaje fotográfico de su boda, quizá al vídeo sí, pero nunca a las fotos, por lo que si os gusta especialmente un fotógrafo por su estilo y lo queréis sí o sí en vuestra boda lo primero que debéis hacer es contactarle y aseguraros de que tiene la fecha libre para vosotros, por experiencia os digo que vuelan ¡con años de antelación incluso!

Esto mismo deberéis hacer con todos vuestros proveedores principales: catering, vídeo, peluquería y maquillaje para la novia, flores… Os ahorraréis disgustos.

6. Estilo de vuestra boda

Para comenzar a darle forma al día B lo primero que tenéis que tener claro es el estilo que os identifica y qué queréis representar ese día. Aquí surge el problema común de gustarnos varios estilos y poder caer en el gravísimo error de montar una boda ecléctica con una mezcla de estilos que pueden llevar al desastre. Así que aprender a decir “no” y desechar ideas para centrar en un mismo hilo conductor toda la boda.  Clásica, campestre, vintage…

7. Decoración y diseño

Una vez definido el estilo procederemos a crear la decoración y el diseño gráfico que llevará la boda. Como os adelantaba en el punto anterior, hay que tener siempre presente cuál es el hilo conductor que hemos elegido para crear una harmonía de estilo en toda la celebración y para ello una gran herramienta que yo personalmente utilizo es elaborar un moodboard o, lo que es lo mismo, un tablero de inspiración, basándome en el estilo que habéis elegido y en vuestros gustos.

8. Plan B

Por más que pongamos todo nuestro esfuerzo durante meses en que todo salga perfecto, cuidando hasta el más mínimo detalle, las cosas no siempre salen perfectas además de que contamos con factores ajenos a nosotros, como puede ser el tiempo meteorológico, frente al cual no tenemos más armas contra él que un buen plan B.

Los que somos del norte lo sabemos, da igual que te cases en verano la lluvia puede acompañarte por lo que si tu plan era comer o cenar al aire libre… vete pensando opciones que incluyan un techo donde protegerse para que la lluvia no te arruine tu día.

Ya lo sé, siempre hablo de ello pero lo mejor en estos casos para mí es poder decir “el plan B tampoco estaba mal aunque, por suerte, no ha sido necesario”

9. Disfrutad, disfrutad y disfrutad

Por último, pero no menos importante, sino ¡lo más importante! ¡DISFRUTAD! del día, de los preparativos, de vuestros amigos y familiares, y  sobre todo de VOSOTROS, que a veces se os olvida que es vuestra boda, dedicaros tiempo para estar juntos y disfrutad en pareja de vuestro día.

Y…esto es todo.

A parte, os diré que a las Wedding Planners nos encanta estar al día de todas las tendencias del mundo bodil y yo por ejemplo soy una apasionada de la decoración, mundo del cual vengo. Además, soy una loca del orden y de la organización.

Así que…si lo que queréis es que vuestro día este bien organizado y diseñado, que todo salga perfecto como vosotros esperáis y que todos vuestros familiares y amigos disfruten junto a vosotros, me podéis enviar un email a marina@laflechadecupido.com

También podéis encontrarme en Facebook o Instagram.

Gracias por leerme y feliz día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *